Soft Skills para estudiantes de FP ante la Covid-19

La tremenda pandemia global de la COVID-19 nos ha situado a todos ante un nuevo escenario del cual tenemos que intentar no caer en la dejadez y continuar, siempre que las circunstancias nos los permitan, trabajando en el desarrollo de nuestro futuro profesional.

Desde hace unos años estoy utilizando en mis clases bilingües de Formación Profesional un material práctico en inglés que trabaja algunas Soft Skills. Está basado en el famoso libro “Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva” de Stephen Covey, utilizado por empresas en los Estados Unidos para mejorar las habilidades blandas de sus trabajadores. Estos siete hábitos se pueden adaptar a diferentes ámbitos y edades, en mi caso lo he adaptado a los objetivos de los estudiantes de Formación Profesional.

En este post voy a intentar adaptar nuevamente estos hábitos, pero en este caso, a la situación actual que estamos viviendo con el confinamiento. Los tres primeros hábitos están relacionados con nosotros mismos, los tres siguientes con nuestra relación con los demás, y el último mantiene el equilibrio de todos. Comencemos entonces.

Hábito 1: Sé Proactivo.
Cuando hablamos de proactividad, lo primero que se nos viene a la cabeza es la palabra iniciativa. En la actual sociedad digital, los puestos de trabajo son muy cambiantes y requieren constantemente de nuevas ideas que generen oportunidades de negocio. La iniciativa de nuestros estudiantes es uno de los aspectos más valorados por las empresas.

¿Cómo podemos ser más proactivos en un momento como el actual? Podemos empezar por hacer una lista de posibles aprendizajes que nos apasionen y que no habíamos afrontado hasta el momento por falta de tiempo. Lo siguiente será organizarnos bien el tiempo y dedicarnos cada día a hacer realidad esta iniciativa de aprendizaje.

Igualmente podemos intentar llevar a cabo iniciativas solidarias que ayuden a nuestra comunidad y a nuestros mayores. Hay que estar informados y conectados con nuestra comunidad, pero igualmente hay que dosificar la información y evitar estar sobreinformado, ya que las noticias son muy trágicas y tristes, y nos pueden conducir al pesimismo.

Por último, tienes que tener muy claro que una persona proactiva es aquella que se siente responsable de sí misma y de sus actos. Pero no confundamos, dejar de ser dependiente, no significa ser totalmente independiente. El estado ideal es la interdependencia. Los humanos nos necesitamos los unos a los otros.

Hábito 2: Empieza con un fin en la mente
La visualización es una práctica muy utilizada en muchos ámbitos. Los deportistas profesionales la utilizan antes de una competición, les sirve para tener más claro las estrategias y poder dosificar mejor la energía. En el caso de los estudiantes de FP es muy útil igualmente visualizar correctamente cuál será nuestra profesión, nos ayudará a tener más claros nuestros objetivos, a saber en todo momento cuánto nos queda por llegar hasta la línea de meta.

Una de las tácticas para no perder este camino a meta es relacionar e identificar de forma global cada módulo profesional con el perfil profesional que queremos alcanzar, y así evitar ver asignaturas independientes que solo nos sirven para obtener el título.

Tener en mente el Currículum Vitae deseado es esencial para alcanzar estos propósitos. No lo dudes, abre un documento de texto, y escribe el currículum que te gustaría lograr. Márcate objetivos realistas y no indiques hitos inalcanzables. Un Currículum Vitae es nuestra carta de presentación, tenemos que incluir todo lo que nos dé valor y, en consecuencia, dará valor a la empresa que se interese por vosotros.

Hábito 3: Gestiona el tiempo
Cuando mencionamos la gestión del tiempo, no queremos decir que tengamos que estar todo el día trabajando y concentrados. Con una buena organización del tiempo podemos ser más productivos en un par de horas que en un día entero. La propuesta de este hábito es identificar las acciones diarias en los siguientes cuatro cuadrantes:

  URGENTE NO URGENTE
IMPORTANTE Cuadrante 1 Cuadrante 2
NO IMPORTANTE Cuadrante 3 Cuadrante 4

Es fácil pensar en ejemplos para cada uno de los cuatro cuadrantes. Por ejemplo, en el cuadrante 1: problemas de salud, ayudar a alguien que lo necesita, comer. Son acciones inevitables que hay que hacer sí o sí. En el cuadrante 2: aprendizaje, actividad física, planificación. Son actividades, que podemos mover en el tiempo, pero que una vez comenzadas requieren estar dedicadas a ellas sin interrupción. Cuadrante 3: contestar a una llamada de teléfono, contestar de inmediato a un WhatsApp. Son acciones que normalmente nos interrumpen de lo que estamos haciendo en ese momento, pero que no son realmente importantes. Cuadrante 4: videojuegos, YouTube, series. Normalmente las relacionadas con nuestro ocio y tiempo de relax.

Se recomienda centrar todos nuestros esfuerzos en priorizar y conseguir situarnos en el Cuadrante 2 durante varias horas al día. Hay que priorizar lo importante ante lo urgente y evitar interrupciones y distracciones. De los demás cuadrantes, no os preocupéis, que sin esfuerzo alguno ocuparán el resto del tiempo.

Hábito 4: Ganar – Ganar
En estos días de confinamiento, uno de los grandes retos está siendo la convivencia diaria. Para ello, el primer consejo es evitar los conflictos absurdos, y ello se puede conseguir con una buena comunicación. Esto se puede aplicar tanto en casa como en las redes sociales, evitando los juicios de valor.

Cuando hablamos de ganar-ganar, en inglés el conocido término win-win, supone que en la medida de lo posible intentemos enfocar algunas de las actividades que hagamos día a día para beneficiar también a los demás miembros de tu familia, amigos y compañeros de clase. Si conseguimos algún logro por muy poco que parezca, compártelo, para que ellos también puedan beneficiarse.
Igualmente, nuestra reacción ante los éxitos de los demás tiene que ser de alegría y no caer nunca en la envidia.

Hábito 5. Primero Escucha
Uno de los grandes errores que se cometen en nuestra sociedad es no escuchar. En muchas ocasiones, ofrecemos directamente un argumento y damos por hecho que ya sabemos lo que el otro piensa. La empatía es una de las grandes habilidades humanas, que nos ayuda a comprender a las personas. La escucha activa es la base para poder trabajar la empatía hacia los demás.

Sin darnos cuenta, cuanta más empatía desarrollamos, más aprendemos de los demás. Y más capaces seremos de presentar nuestras ideas tanto desde el punto de vista del otro como del nuestro. Además, nos va a permitir recibir y dar comentarios con mucha más utilidad. Si partimos desde la escucha y la empatía, el canal de comunicación que se abre es mucho más interesante. Aplica esto en las conversaciones que tengas a partir de ahora tanto dentro como fuera de casa.

Hábito 6: Sinergia
Gracias a las herramientas colaborativas que tenemos a nuestro alcance, puede ser un gran momento para comenzar algún proyecto entre varios compañeros, en el que os tengáis que repartir las tareas según vuestras inquietudes y habilidades. Si no tienes ninguna idea o proyecto pensado, busca plataformas sobre tus gustos y aficiones y seguro que encuentras ideas de colaboraciones online, que quién sabe si podrán desembocar en algún proyecto interesante.

Otra buena acción para aportar tus conocimientos a los demás es participar en foros de debate sobre la temática que más nos interese de nuestra profesión. Se aprender así mucho de otros puntos de vista. Para conseguir más contactos relacionados con tu profesión, activa y mejora tus perfiles profesionales en LinkedIn y Twitter.

Hábito 7: Hábitos saludables
El título original de este hábito es “Afilar la Sierra”. Significa que tenemos que afilar cada día nuestra herramienta, que somos nosotros, para que pueda utilizarse con la mayor precisión y eficacia en nuestro quehacer diario.
Cuando hablamos de cuidarnos día a día como herramienta que somos, hay que tener en cuenta cuatro aspectos fundamentales: Cuerpo, Mente, Corazón y Espiritualidad.

Cuerpo: Todo lo relacionado con nuestra salud física, que implica deporte, alimentación, horas de sueño. En el confinamiento es aún más complicado lograrlo, ya que es un estado de sedentarismo puro y con riesgo de no hacer una dieta equilibrada. Merece la pena hacer un pequeño esfuerzo añadiendo algunas rutinas de ejercicios, no excedernos en calorías y tener buenos hábitos de sueño.

Mente: Mens sana in corpore sana. Hay que mantener activa la mente con actividades que fomenten nuestro intelecto y concentración, por ejemplo, jugar al ajedrez, leer, escribir, tocar un instrumento.

Corazón: No podemos olvidarnos de nuestros familiares y amigos, y sobre todo de los más vulnerables, que son nuestros mayores. Llamándolos más que de costumbre, y ayudándolos en todo lo que necesiten.

Espiritualidad: Dedica cada día al menos un breve espacio de tiempo a reflexionar contigo mismo, si puedes meditar, mucho mejor. Y también dedica todos los días un pequeño espacio a escuchar música que nos inspire emocionalmente y nos relaje.

Para finalizar, os animo a todos a practicar cada día estos siete hábitos. Sé que son momentos difíciles que desbordan nuestras emociones y capacidades, veamos esta situación como un gran reto, todo pasará y volveremos a nuestro día a día con un nuevo aprendizaje que nos hará más fuertes.

Sergio Banderas Moreno
Profesor FP Informática
IES Campanillas (Parque Tecnológico de Andalucía, Málaga)

La EFA La Malvesía impartirá la formación académica desde casa tras la suspensión de las clases por el Coronavirus

La EFA La Malvesía está preparada para afrontar el cierre de las aulas provocado por la epidemia del Coronavirus. Desde el año 2010, el centro de Llombai, gracias a la implantación de los ciclos formativos semipresenciales, ha adoptado una serie de medidas para el trabajo en casa de los alumnos, con un sistema que se denomina Flipped Classroom.

Atendiendo a la diversidad de los estudiantes y favoreciendo las medidas de inclusión previstas en el Proyecto Educativo de Centro (PEC), desde entonces se ha incentivado en el profesorado preparar programaciones didácticas que permitan superar el curso aún cuando no se pueda asistir presencialmente al centro. De hecho, con los primeros casos positivos del Covid-19 detectados en Europa, la dirección se puso manos a la obra y ha logrado perfeccionar este sistema para aplicarlo en los próximos días. Asimismo, el centro dejará los Chromebooks a aquellos alumnos que no dispongan de ordenadores portátiles en casa, garantizando que el 100% de los estudiantes podrán seguir con su aprendizaje.

La situación actual permite que La Malvesía ofrezca este servicio de formación online a jóvenes de Educación Secundaria Obligatoria y FP Básica, además está diseñado para que se adapte al trabajo autónomo de cada alumno. Todo a través de Google Classroom, desde la que se gestionan las tareas, y Google Meet, donde se visualizan las sesiones a través de videoconferencia.

En cuanto a los Ciclos Formativos, la escuela también dispone de mecanismos para llevar a cabo las lecciones vía telemática. Cuentan con una Aula Virtual Moodle para la administración de trabajos y plataformas como el Adobe Connect y Zoom para las reuniones de grupo y la exposición de proyectos, tanto individualmente como en grupo. “La EFA La Malvesía es un centro adaptado a las nuevas necesidades. A los nuevos tiempos. Es un reto para el que estamos preparados. Un paso más para que pese a la suspensión de las clases, la calidad de nuestro sistema educativo quede garantizada. Gracias a la capacidad de nuestros docentes y las herramientas online, seguiremos trabajando a distancia por nuestros alumnos”, explica Ignacio Hernández, director de la EFA La Malvesía.

Presentados todos los avances y primeras conclusiones del proyecto Erasmus+ CitriVET

La EFA La Malvesía organizó la jornada del Multiplier Event del proyecto Erasmus+ CitriVET. Un certamen que tuvo una gran aceptación por parte de los asistentes al evento. El objetivo era presentar a docentes de escuelas de FP y empresarios del sector primario los avances y primeras conclusiones en el desarrollo de los IO1 y IO2, ceñidos a los contenidos desarrollados en el Manual for Agricultural VET Teachers, además de la explicación del e-Learning Course.

Fue un encuentro muy fructífero gracias a la aportación de varios presentes, que no dudaron en compartir sus experiencias sobre la valorización de los residuos citrícolas. Unas intervenciones complementarias que han resultado en propuestas muy interesantes sobre la metodología y las tecnologías empleadas.

«La Formación Profesional Agropecuaria es clave para garantizar el futuro del sector primario»

El Congreso Europea España 2020 cierra sus puertas. Una XXVI edición histórica en la que se ha puesto de manifiesto la importancia de la Formación Profesional como motor del desarrollo. Alrededor de setenta profesores, técnicos, organismos, entidades y centros de FP han compartido durante tres días en València diferentes experiencias con el objetivo de fortalecer el proceso de enseñanza de los jóvenes estudiantes. Medidas necesarias para combatir la crisis del campo y la despoblación. «Con este certamen ha quedado patente que la FP Agropecuaria es una necesidad. Su trascendencia es clave para garantizar el futuro del sector primario. Además, hemos logrado que Europea España se establezca como la red más importante de docentes y expertos del ámbito rural, con un verdadero compromiso con el territorio», señaló Fede Llorca, presidente de la entidad.

En esta última jornada, Elías Colom, director de Marketing de Global Omnium Aguas de València, David Torres, director general de Desarrollo Rural (Conselleria de Agricultura), Alejandro Ramón, concejal de Agricultura del Ayuntamiento de València, y Dionisio Ortiz, profesor del Departamento de Economía Rural y Agroalimentaria de la UPV, fueron los encargados de abrir el viernes en la Fundación Bancaja. «Todo lo relacionado con lo rural está de moda en la agenda mediática y se ha convertido en un tema de debate central entre los políticos. El objetivo es buscar el modelo que encaje en las zonas rurales con las dinámicas urbanas y el modelo económico general», apuntó Ortiz.

Acto seguido, expertos de Cataluña, Murcia, Navarra o Andalucía compartieron sus métodos de trabajo y el programa educativo que están aplicando en sus comunidades autónomas.

La clausura corrió a cargo de Francisco Molina, Director Territorial de la Presidencia de la Generalitat. «Sin formación profesional es imposible que la sociedad avance. Desde la Generalitat, estamos trabajando para encontrar el equilibrio entre el territorio y las personales que ocupan el sector primario», aseguró Molina.

Por último, los miembros de Europea España realizaron la asamblea anual con la que se dio por finalizada la XXVI edición.

Sindicatos, entidades públicas y docentes apuestan por la profesionalización del sector primario para frenar la crisis rural

Segunda jornada del Congreso Europea España 2020. Esta vez, el Grupo Cajamar albergó en sus instalaciones del Paseo de la Alameda (València) el encuentro que reúne a alrededor de setenta docentes y profesionales del mundo rural para debatir y compartir experiencias sobre la Formación Profesional como motor del desarrollo.

Abrió el jueves Ignacio Hernández, director de la EFA La Malvesía, Fede Llorca, presidente de Europea España y Eduardo Holgado, director territorial del Grupo Cooperativo Cajamar de València, que dieron paso a la primera mesa redonda sobre la FP Agraria en la Comunidad Valenciana, en la que intervinieron María Teresa Mares, jefa del Servicio de Transferencia Tecnológica (Conselleria de Agricultura) y Rosa del Pilar. Ambas explicaron cuál es el Plan de Formación Agroalimentaria desarrollado por la entidad pública. «La formación en la vida tiene que ser continua. Tenemos un amplio abanico de cursos y en algunos de ellos, las inscripciones se agotan rápidamente. Es un indicador de que el sector está cada vez más preparado para afrontar cualquier situación», señaló Mares.

Continuaron Domingo González, director general EFAs CV, Carlos Baixauli, director del centro de experiencias Cajamar, Enrique Bellés, director de la Federación de Cooperativas Agroalimentarias de la CV, Alberto Alba, del Departamento de Organización y formación de AVA-Asaja, y Joanma Mesado, secretario técnico de la Unió de Llauradors i Ramaders. «La sociedad está empezando a mirar el mundo rural con otra visión. Hoy ya no es la última opción. De todos modos, es nuestra misión eliminar el bulo de que quien no sirva, que se vaya al campo. Para eso, necesitamos a buenos docentes que impliquen e ilusionen a los alumnos en el proceso de formación. Estamos hablando de que, para ser agricultor tienes que saber de matemáticas, química o biología», aseguró Alba. «Solo los mejores profesionales son los que saldrán mejor parados de esta crisis del campo», apuntó Bellés.

Siguió Susana García, técnico del Servicio de Gestión de la Formación y Cualificación Profesional, que habló sobre los certificados de profesionalidad y los CC. FF. También participaron Margarita Sánchez, jefa de sección de Formación del Medio Rural (Junta de Extremadura) y Florencio Niño, jefe de estudios del Centro Integrado Agroforestal de Pamplona. «Se ha puesto de manifiesto la importancia que tiene la enseñanza en la agricultura y la ganadería. Todos han coincidido en que la profesionalización del sector es clave para garantizar su futuro. El objetivo es seguir trabajando y evolucionar hacia un mundo mucho más competente en el campo a través de instituciones, sindicatos y escuelas agrarias como la EFA La Malvesía», expresó Fede Llorca, presidente de Europea España.

Este segundo día, finalizó con la visita a las instalaciones de la Fundación Cajamar y su centro de experiencias en Paiporta y un paseo por el centro de la ciudad de València.

Mañana será el último día del congreso en la Fundación Bancaja, bajo el patrocinio de Aguas de Valencia. Etapa en la que se abordará el tema de la despoblación a través de Dionisio Ortiz, del Departamento de Economía Rural y Agroalimentaria de la Universitat Politècnica de València, David Torres, director general de Desarrollo Rural, y el intercambio de experiencias entre profesionales y docentes de distintas comunidades autónomas.